Benjamin Black

  • Portada de Muerte en verano

    Muerte en verano

    2012

    Premio Príncipe Asturias de Las Letras

    Un Quirke más íntimo y confundido que nunca en «el mejor Black hasta la fecha» (The Daily Beast)

  • Portada de En busca de April

    En busca de April

    2011

    Premio Príncipe Asturias de Las Letras

    El mejor Benjamin Black en un nuevo caso de Quirke

    «Banville/Benjamin Black es un maestro y su prosa, un deleite incesante.» Martin Amis

Benjamin Black es el seudónimo de John Banville (Wexford, Irlanda, 1945). Banville ha trabajado como editor de The Irish Times y es habitual colaborador de The New York Review of Books. En 2005 obtuvo el Premio Booker con El mar, consagrada además por el Irish Book Award como mejor novela del año. Entre sus novelas destacan también El Intocable, Eclipse, Imposturas, Los infinitos Antigua luz (Alfaguara, 2012), uno de los mejores libros del año según la crítica. En 2011 recibió el prestigioso Premio Franz Kafka, considerado por muchos como la antesala del Premio Nobel; en 2012 el escritor Javier Marías lo nombró duque del Reino de Redonda, un reconocimiento personal a sus escritores admirados, y en 2013 fue galardonado con el Premio Austriaco de Literatura Europea, y, en España, con el Premio Leteo y el Premio Liber. En 2014 obtiene el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Bajo el seudónimo de Benjamin Black, ha publicado en Alfaguara El lémur (2009), la serie de novela negra protagonizada por el doctor Quirke, adaptada a la televisión por la BBC británica, con guion de Andrew Davies y Gabriel Byrne en el papel de Quirke —El secreto de Christine (2007), El otro nombre de Laura (2008),En busca de April (2011), Muerte en verano (2012) y Venganza (2013)—, y la esperada novela La rubia de ojos negros, protagonizada por el mítico detective Philip Marlowe y escrita por invitación de los herederos de Raymond Chandler.

Foto de Benjamin Black

(c) Douglas Banville

PENGUIN RANDOM HOUSE GRUPO EDITORIAL

Yaguaron 1568, 11100 Montevideo

Tres Tristes Tigres