Lipograsil motiva para seguir con la dieta

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Barcelona realizado junto con los Laboratorios Zambon, combinar la dieta con un complemento alimenticio como las pastillas Lipograsil Gestor de Grasas motiva más a las mujeres para seguir con el proceso de adelgazamiento. Además, las que participaron en la encuesta y tomaron este producto perdieron más kilos y más contorno de cadera y cintura que aquellas que tan solo siguieron una dieta hipocalórica.

Desde estos laboratorios recomiendan consumir sus productos mientras se combinan con una dieta y ejercicio físico. Correr o hacer algún deporte aeróbico durante 30 minutos al día ayuda a quemar la grasa acumulada en cualquier parte del cuerpo. Para tonificar los músculos se puede añadir una rutina tres veces a la semana de ejercicios anaeróbicos. Si a esto se le suma el consumo de Lipograsil Gestor de Grasas resulta más fácil mantener la línea.

lipograsil

Combinar Lipograsil Gestor de Grasas con una dieta y ejercicio facilita la pérdida de peso.

Utilizar Lipograsil para adelgazar, o cualquier otro complemento alimenticio, es una práctica recurrente para aquellas personas que quieran perder peso. Además, se pueden encontrar tanto en parafarmacias, como en farmacias y en el servicio de farmacia online. Pero, ¿cómo funciona?

Funcionamiento Lipograsil Gestor de Grasas:

¿Qué es?

Se trata de un complemento alimenticio que se consume justo antes de las principales comidas. El objetivo es que los ingredientes del producto empiecen a funcionar y trabajar en el cuerpo antes de comer.

¿Qué ingredientes tiene?

  • Zinc: Este mineral dietético ayuda a que las grasas sean metabolizadas y participa también en el metabolismo de los macronutrientes, independientemente de todas las demás funciones positivas que tiene para el organismo. Los estudios relacionan el zinc con la disminución del apetito y ayuda a no comer en exceso. Esto se debe a que su relación en la manipulación de la hormona encargada de decirle al cuerpo que debe alimentarse.
  • Chitoglucán: Es un extracto procedente de un hongo y aporta proteínas y fibra. Se ha demostrado que el chitoglucán reduce el índice de masa corporal, la grasa abdominal y corporal, y el peso. Además, reduce el contorno de la cintura y ayuda a mantener a niveles saludables la glucosa en sangre, el colesterol y los triglicéridos. Los beta glucanos que contiene actúan como prevención de la absorción de la grasa y la repelen.
  • Chitosán vegetal: Es una fibra de un hongo que se puede comer. Su estructura química hace que sienta afinidad por las grasas. El chitosán funciona al unirse a una parte de las grasas para reducir su absorción intestinal. También es muy efectivo para mantener a un nivel correcto el colesterol.

Tipos de grasas corporales y su función en la dieta:

Nuestro organismo necesita la grasa corporal para ciertas funciones reguladoras y para asegurar la reserva de energía de nuestro cuerpo. Se trata de una función de supervivencia para hacer frente a la escasez de alimentos o para aguantar actividades físicas de mucho esfuerzo. Hoy en día llevamos una vida más sedentaria y esa grasa corporal se acumula sin que nuestro cuerpo la utilice. Estas grasas acumuladas deben quemarse a través del deporte. Tan solo caminando a paso ligero media hora cada día se pueden llegar a quemar estas grasas. Descubre cómo obtuviste grasa corporal y cómo eliminarla.

También existen alimentos y complementos que ayudan a deshacernos de ellas estimulando el metabolismo, es el caso del chitoglucán. Es necesario tener conocimiento de las grasas que consumimos. Son importantes ya que suponen macronutrientes indispensables para nuestro organismo. Sin embargo, contienen el doble de calorías que las proteínas o los hidratos de carbono por lo que saber cuánto consumir y qué tipos de grasas existen.

  • Grasas saturadas: Se encuentran en la comida que es de origen animal. Su consumo en exceso es peligroso para la salud ya que puede provocar problemas cardiovasculares. Son también las que más se acumulan en el cuerpo.
  • Grasas monoinsaturadas: Están presentes en el aceite de oliva y tienen numerosos beneficios para nuestra salud cardiovascular.
  • Grasas poliinsaturadas: Se encuentran en los alimentos de origen vegetal y en el pescado. Existen dos tipos: tipo omega-6 y tipo omega-3. Este último favorece la movilización del metabolismo y la quema de grasa acumulada.

Es recomendable comer verduras, legumbres y frutas ya que no contienen grasas y son ricas en fibra. Existen algunas fibras alimentarias que tienen afinidad con las grasas, como el chitosán, y ayudan a absorberlas.

Comparte este post

No se admiten más comentarios